El deporte como estilo de vida

El deporte como estilo de vida

El análisis del concepto de estilo de vida y de los factores que influyen en él, ha llevado a la coexistencia de por lo menos dos conceptos que implican maneras diferentes de actuar.

  • En primer lugar refiriéndose a la libre elección de conductas; en el que las acciones deben ir encaminadas a evitar hábitos no saludables, recayendo así la total responsabilidad sobre el individuo.
  • En segundo lugar sosteniendo que la salud depende de una forma general de vida, determinada por la interrelación entre unas condiciones de vida y unos patrones de conducta que a su vez dependen de características socioeducativas y personales.
  • Y por último; los aficionados. Estos se encuentran sometidos a menos limitaciones que los dos tipos de practicantes anteriormente mencionados, ya que aparecen más ocultos que los otros y es más difícil localizarlos y contabilizarlos. Ellos practican su deporte por afición, de forma que es puramente diversión. Las motivaciones son compromisos sociales, laborales o cuestiones de salud.

Al introducirse y analizar los diferentes tipos, se puede apreciar que día a día los tiempos y la forma de pensar van cambiando; por ejemplo, anteriormente, el deporte se consideraba alejado de cualquier posibilidad enmarcada dentro del mundo económico; la concepción de la organización deportiva como tal, limitaba la valoración económica, y hasta entrados los años ochenta estaba mal visto, e incluso prohibido, ganar dinero desde el deporte. Por ejemplo, Jim Thorpe perdió la medalla de oro que había ganado en los Juegos Olímpicos de 1912, después de haber recibido dinero por un partido de béisbol. Otro ejemplo, cuando en la camiseta de una estrella de fútbol se podía distinguir la marca del patrocinador, debía cambiarse antes de la conexión en T.V., para así evitar publicidad estática.

Por el contrario hoy en día todo hombre y mujer que practican algún deporte buscan alcanzar el más alto nivel, ya que estos son los que pueden llegar a un alto nivel de estilo de vida.

Este tipo de deportistas están dirigidos principalmente hacia el espectáculo logrando altos niveles de ingresos, debido a su gran difusión a través de los medios de comunicación masiva y a las marcas publicitarias.

Retomando el tipo de deportista elite, a diferencia de los otros deportistas su vida ya sea a nivel individual o en equipo están integrados por una gran diversidad de valores como el de la disciplina, la perseverancia, el trabajo y la constancia; es por eso que en muchas ocasiones hay deportistas amateur o confederados que no pueden llegar a ser un deportista elite o de alto rendimiento.

El problema del deportista de élite es que no tienen la suficiente madurez mental, por lo que se ven deslumbrados por las entradas de dinero, la fama y el éxito. A lo largo de su carrera no hacen otra cosa que gastar sus fortunas en malas inversiones, gastos excesivos, divorcios, demandas y/o adicciones; y todo ello por no saber manejar su dinero, por gastar más de lo que tienen o por una falta total de educación financiera y malos manejos.

Lo anterior hace necesario respaldar al deportista de élite para que al término de su vida profesional no acabe en la ruina. Por ello algunas ligas u organizaciones deportivas empiezan a implementar programas de educación financiera para sus novatos y en otros casos para emprender un negocio propio que los ayude a subsistir por si mismos, todo esto es para que los deportistas tengan en cuenta que su situación financiera  solo es consecuencia de sus decisiones personales y que reflexionen sobre su futuro.